jueves, 30 de mayo de 2013

Tratamiento contable de las existencias ( II ) Métodos de asignación de valor.

Antes de seguir leyendo esta entrada sería bueno que primero vieras la primera parte de la misma, la cual está en el siguiente enlace: Tratamiento contable de las existencias ( I )

      En esta entrada vamos a seguir viendo el tratamiento contable de las existencias. Una de las problemáticas más comunes de estas, es asignarles una valoración, que no sólo sea correcta, sino que esté permitida por el actual PGC.

El plan general contable, actualmente respecto a los métodos de asignación de valor de las existencias dice lo siguiente "Cuando se trate de asignar valor a bienes concretos  que forman parte de un inventario de bienes intercambiables entre sí, se adoptará con carácter general el método del precio medio o coste medio ponderado. El método FIFO es aceptable y puede adoptarse si la empresa lo  considerase más conveniente para su gestión. Se utilizará  un único método de asignación de valor para todas las  existencias que tengan una naturaleza y uso similares.
Cuando se trate de bienes no intercambiables entre sí  o bienes producidos y segregados para un proyecto específico, el valor se asignará identificando el precio o los costes específicamente imputables a cada bien individualmente considerado."


Tal y como taxativamente expresa el PGC, el método general que se tiene que utilizar para dar valor a las existencias es el del precio medio ponderado (PMP), aunque deja una puerta abierta a utilizar el método FIFO (First In First Out). Como consecuencia de lo anterior NO está permitido utilizar otros métodos de valoración de las existencias como por ejemplo el LIFO (Last In First Out), el HIFO (Highest In First Out), el NIFO (Next In First Out)... etc.


Anteriormente ya comentamos, que la única manera posible en una empresa de conocer el valor de las existencias finales era contándolas, es decir haciendo un inventario de estas. La empresa, al menos, una vez en el ejercicio económico deberá hacer un inventario de todo lo que tiene en el almacén, y asignar un valor a estas existencias para conocer la valoración de su almacén, así como para conocer el valor de las existencias finales del ejercicio económico, que coincidirá con el valor de las existencias iniciales del siguiente periodo.

Valor existencias finales año n-1 (inventario) = Valor existencias iniciales año n
Valor existencias finales año n (inventario)    = Valor existencias iniciales año n+1

Toda esta información deberemos tenerla para proceder a realizar el asiento de variación de existencias al final del ejercicio económico, así como para proceder a la regularización contable, para conocer el resultado del ejercicio (129).

Para ver como se calculan los dos métodos de valoración de existencias, vamos a valernos de un ejemplo, que va a ilustrar lo explicado anteriormente.

BLOG, S.L. es una empresa que se dedica a la compraventa de chaquetas de bajo coste.

El día 23 de febrero disponía en su almacén de 600 chaquetas valoradas, según el precio de adquisición, a 12 €/chaqueta.
.
El día 3 de marzo del mismo año adquirió a un proveedor 300 chaquetas más, a un precio de 11,50€/chaqueta.

El 5 de marzo, compra 500 chaquetas más a un precio de compra unitario de 13 €.

El día 1 de abril vendió a unos grandes almacenes 1000 chaquetas.

Vamos a realizar las fichas de almacén según el método PMP y el FIFO, que recordamos son los dos únicos permitidos actualmente por el PGC.



El método del PMP, consiste en hacer un precio medio de las existencias que tenemos en el almacén, y darle valor a las existencias que quedan en el almacén según ese precio medio, es decir:

En el ejemplo anterior tenemos unas existencias iniciales de 600 unidades, posteriormente se compran 300 unidades más el 3 de marzo y el 5 de marzo se compran 500 unidades más, el 1 de abril se venden 1000 unidades. Es decir según nuestra contabilidad y las fichas de almacén deberemos tener en el almacén 400 chaquetas de existencias finales. Para ver si eso es correcto hay que realizar el inventario y ver que no nos han robado ninguna, que ninguna se ha perdido, o que no hay prendas estropeadas. Supongamos que eso no ha ocurrido y que efectivamente después del inventario nuestras existencias finales son 400 chaquetas. Ahora le tendremos que aplicar el PMP, para lo cual primero deberemos calcularlo.

Cálculo del PMP:

[(600*12)+(300*11,50)+(500*13)] / (600+300+500) = 12,25 €

Por lo tanto con el método del PMP, las ventas de 1.000 chaquetas estarán valoradas a un precio medio ponderado de 12,25 €, y las existencias finales serán 400 chaquetas valoradas a 12,25 € cada chaqueta. No hay que confundir el PMP con el precio de venta de las chaquetas, es decir el PVP.

Cálculo del FIFO:

Aqui tenemos unas existencias iniciales de 600, posteriormente una compra de 300 y más tarde se compran 500 más, igual que en el ejemplo anterior. Se hace una venta de 1000 chaquetas.
El FIFO hemos dicho que es first in first out, es decir que lo primero que ha entrado es lo primero que sale.

Luego:

Tendremos que dar de baja las 600 de existencias iniciales y nos quedarían 400 por valorar.
Tendremos que dar de baja las 300 de la primera compra y nos quedarían 100 por valorar.
Tendremos que dar de baja 100 de la segunda compra y nos quedan 400 por valorar.

Dicho de otra manera:

600 unidades a 12 € = 7.200 ----- (400)
300 unidades a 11,50 € = 3.450 ----(100)
100 unidades a 13 € = 1.300 -----
----------------------------------------------
1000 unidades vendidas


1000 unidades vendidas, las primeras 600 valoradas a 12 €, las segundas 300 valoradas a 11,50 €, y las últimas 100 valoradas a 13 €.

Quedan unas existencias finales de 400 unidades valoradas a 13 €, ya que es lo que queda de la última remesa de existencias.

En conclusión, hay una diferencia muy grande entre aplicar un método de valoración de stock u otro método, ya que en el caso del PMP, las existencias finales quedarán valoradas a un precio de 4.900 € (400*12,25 €), y en el caso del FIFO, las existencias finales se valorarán a 5.200 € (400*13).